Málaga Airport Parking

Servicio de parking en el aeropuerto de Málaga, estación de AVE y puerto de Málaga

Opinión Recomendaciones Turismo en España

Qué ver en España: 20 lugares a los que ir una vez en la vida… Parte III

10. Faro de Orchilla – El Hierro

Hasta el descubrimiento de América en 1492, la isla canaria de El Hierro era el límite del mundo conocido. El proyecto del faro fue llevado a cabo por Antonio Montesdeoca y el ingeniero Eloy Campiña. La obra fue entregada en 1930 tras experimentar retrasos debido a lo inhóspito del enclave. El faro de Orchilla está construido con piedra extraída de Arucas, en la isla de Gran Canaria, para conseguir así un estilo arquitectónico que siguiera los cánones del momento. A día de hoy, el faro se encuentra en desuso.

11. Salinas de Fuencaliente – La Palma

En la parte más meridional de la isla de La Palma encontramos este Sitio de Interés Científico, que es una importante parada de aves migratorias. La tierra, el agua y el aire convierten las salinas en un paisaje de contrastes entre el negro volcánico, el azul oceánico y el blanco de la sal. Sin lugar a dudas, un espectáculo digno de ver, al menos, una vez en la vida.

12. Roques de García – Tenerife

Te invitamos a llevar a cabo la ruta de Los Roques. Esta ruta te permitirá conocer el Roque Cinchado, El Torrotito, El Burro, Roques Blancos… Los Roques son chimeneas volcánicas que terminaron solidificándose. Apreciarás flora como retamas, codesos, rosalitos de cumbre, hierbas pajoneras y magarzas.

13. Anaga – Tenerife

Muy cerca de Santa Cruz de Tenerife, se encuentra el Parque Rural de Anaga, declarado Reserva de la Biosfera. La cordillera, con profundos valles y barrancos, descienden hasta llegar al mar y formar hermosas playas. Tiene una extensión de 14.500 hectáreas y abarca una parte importante de la isla. Se extiende por los municipios de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife y Tegueste.

14. Caldera de Bandama – Gran Canaria

La Caldera de Bandama está situada en el noreste de la isla de Gran Canaria. Forma parte del monumento natural de Bandama. Tras una serpenteante carretera de 6 kilómetros en los que recorrerás viñedos y un paisaje volcánico sin igual, llegarás a este singular lugar. El nombre debe su origen al holandés Daniel Van Dame, quien cultivó viñedos en el cráter. Si te animas, podrás bajar en 30 minutos hasta el cráter a través de unos senderos.



DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *